noviembre 2

El día dos, día de los difuntos, tuve una lectura poética en el  Cementerio de Ayamonte. Una tarde noche llena de grandes y emotivas emociones en la que los versos recorrían la piel y los sentimientos.